... Termonología ...


Hiperplasia

Es una acumulación de células debida a una proliferación acelerada o a la maduración y degeneración en la intensidad de las propias células. Está provocada por un factor desencadenante y se detiene cuando éste desaparece. La hiperplasia tiende hacia una arquitectura organizada u organoide, células y estructuras que se diferencian alcanzando la madurez completa y que se acompañan de vasos sanguíneos según un determinado orden espacial.

Desde el punto de vista patogenético pueden distinguirse dos grandes grupos de hiperplasias: las secundarias a una hipertrofia, y las primarias.

  1. Las hiperplasias secundarias se producen cuando existe un desequilibrio trófico en la célula. A medida que el volumen de la célula aumenta, se produce un desequilibrio entre la masa protoplasmática y la superficie capilar alrededor de ésta,  de la cual depende su nutrición; en estas condiciones, las células hipertróficas, aun las fibras del miocardio, se dividen, es decir, se produce una hiperplasia secundaria a la hipertrofia en sentido estricto.
  2. Las hiperplasias primarias generalmente se deben a factores endocrinos o irritativos, ocurren por división celular en tejidos de células que conservan su capacidad de proliferar después de la embriogénesis. Ejemplo: los epitelios en general.

Las hiperplasias también se pueden clasificar en fisiológicas y patológicas. La hiperplasia fisiológica ofrece su mejor ejemplo en la proliferación glandular de la mama, tanto en la pubertad como durante el embarazo y la lactancia, asi como la que ocurre en las células musculares lisas del útero grávido, y en este caso se acompañan de hipertrofia importante de las células de músculo estriado preexistentes.

Dentro de las hiperplasias patológicas podemos citar:

  1. Mielocitos medulares en respuesta a la infección por la acción de Factores Estimulantes de colonias.
  2. Células de Leidig de un hombre con hipogonadismo o un hombre anciano. Ellos no producen andrógenos, por lo cual las gonadotropinas harán multiplicar estas células (hiperplasia)
  3. Células tiroideas por acción de la TSH y dietas deficientes de yodo. Por estimulación autoinmune de receptores de TSH en la enfermedad de Graves Basedow o por factores desconocidos como en el bocio idiopático. En este caso la dieta deficiente de yodo, no puede producir hormona tiroidea suficiente, por lo cual comienzan a elevarse los niveles de TSH
  4. Hiperplasia de células endometriales por estimulo hormonal estrogénico.
  5. Hiperplasia de la próstata
  6. Hiperplasia de glándulas sebáceas en el RINOFIMA
  7. Hiperplasia gingival en paciente que estén recibiendo tratamiento con Dilantin o fenitoina ( averiguar)
  8. Corazón del anciano. Aunque es mayor el componente de hipertrofia que de hiperplasia.
  9. Músculos del fisicoculturista
  10. tumores pardos del hiperparatiroidismo
  11. así como, probablemente, el quiste aneurismático, la sinovitis villonodular hemopigmentada y la condromatosis sinovial.

Hamartomas y Coristomas


El hamartoma o hamartoblastoma es un tumor constituído por una mezcla anormal (en la proporción o disposición) de los elementos constitutivos de una tejido.

Durante el desarrollo del embrión y del feto puede suceder que un islote de tejido no sea utilizado. Este islote puede continuar desarrollándose de forma autónoma y sin finalidad, precisamente porque el tejido embrionario que lo forma está sustraído a toda norma y a toda actividad funcional. El producto de su desarrollo, parecido a una neoplasias, recibe el nombre de hamartoma o de displasia. El hamartoma, como la hiperplasia, posee también una estructura bastante ordenada, y, a menudo, tiene tendencia al finalizar su crecimiento y alcanzar su madurez completa al comienzo de la edad adulta.

El hamartoma es una malformación focal que se asemeja a neoplasma en el tejido blando de su origen. No es un tumor maligno, y crece en la misma velocidad que los tejidos circundantes. Se compone de los elementos del tejido encontrados normalmente en ese sitio, pero que están creciendo en una masa desorganizada. Aparecen  en muchas diferentes partes del cuerpo y son, generalmente asintomáticos y pasan desapercibidos a menos que se descubran por un hallazgo casual al practicar un estudio de imagen por otro problema. Los hamartomas son el resultado de de una formación anormal del tejido normal, aunque las razones subyacentes de la anormalidad no se conocen completamente. Crecen junto con, y en la misma proporción que, el órgano del tejido que producen, y, a diferencia de los tumores cancerosos, sólo, en raras ocasiones, invaden o comprimen las estructuras circundantes de forma significativa.

Los hamartomas, que generalmente son benignos, puede causar  problemas debido a su localización. Cuando están localizados en la piel, especialmente la cara o el cuello, pueden desfigurar extremadamente. Pueden obstruir prácticamente cualquier órgano en el cuerpo, tal como ojo, colon, etc. Son particularmente propensos a causar problemas importantes de salud cuando están localizados en hipotálamo, bazo o riñones.

Son ejemplos de hamartoma:

  1. Hamartoma astrocítico de papila: tumor benigno debido a la formación excesiva de un tejido astrocítico normal en una zona donde existe en condiciones normales, como es la zona papilar. Presenta el fenómeno de autofluorescencia y es uno de los estigmas característicos de las facomatosis.
  2. Hamartoma astrocítico retiniano: tumor benigno ocasionado por la excesiva proliferación a nivel retiniano de astrocitos y tejido glial. Suelen ser planos, de crecimiento endofítico y bien delimitados y pueden presentarse aislados o en el contexto de una facomotosis.
  3. Hamartoma combinado de epitelio pigmentario y retina: alteración congénita, benigna, unilateral y solitaria que consiste en la degeneración y atrofia del epitelio pigmentario y retina con afectación de la interfase vitreorretiniana.
  4. Hamartoma de Becker: melanosis de Becker, manchas pigmentadas del tamaño de la mano, cubiertas de pelos negros generalmente en los hombros. Ocurren con mayor frecuencia entre los 10 y 20 años y se deben a
    prolongadas exposiciones al sol.
  5. Hamartoma de las glándulas de Brunner: tumor benigno de la mucosa del duodeno.
  6. Hamartoma epitelial pigmentario de la retina: malformación hamartomatosa que afecta el epitelio pigmentario de la retina.
  7. Hamartomas hipotalámicos: lesiones malformativas del tuber cinereum de etiología desconocida que constituyen una causa poco frecuente de epilepsia. Se asocian con un cuadro clínico característico de gravedad variable, existiendo casos prácticamente asintomáticos y otros con epilepsia y retraso psicomotor severo.
  8. Hamartoma pulmonar: una neoplasia benigna compuesta por una mezcla de elementos de tejidos normales o una proporción anormal de un elemento simple normalmente presentes, usualmente una combinación de cartílago, tejido conectivo, grasa, músculo liso y epitelio respiratorio.
  9. Otros tipos de hamartomas son: las exostosis, la neurofibromatosis, los condromas, la displasia fibrosa, los fibromas no osificantes del esqueleto. Los hamartomas poseen también la característica de ser a veces multicéntricos o difusos, a menudo con predominio en una mitad del cuerpo, tal como puede, en efecto, suceden en todas estas formas.


Coristoma: malformación congénita seudotumoral constituída por tejidos maduros que se disponen de forma desordenada en localizaciones anómalas. Dicho de otra forma: Masa de tejido histológicamente normal presente en una localización anorma;.en esto se diferencia del hamrtoma.

Ejemplos de coristoma

  1. Coristoma epiescleral óseo: lesión conjuntival que aparece como un nódulo óseo solitario rodeado de tejido fibroso. Se localiza frecuentemente en el sector superotemporal y no se encuentra asociado con otras anomalías congénita
  2. Coristoma epibulbar: sobrecrecimiento congénito de epitelio normal en una localización anormal. Hay dos tipos principales el dermoides y el lipodermoides que se presentan en la infancia y edad adulta, respectivamente.
  3. Coristoma facomatoso: tumor palpebral congénito derivado del primordio cristaliniano
  4. Coristoma lingual: masa quística lingual congénita con mucosa gástrica y/o mucosa intestinal, muy poco frecuentes.
  5. Coristoma uveal óseo: tumor primario que afecta a mujeres jóvenes sanas, en ocasiones bilateral, con lesión anaranjada y bordes bien definidos que suele localizarse cerca de la papila óptica o en polo posterior.

Displasia es un término usado en patología para referirse a una anormalidad en la maduración de las células dentro de un tejido, y consiste, generalmente en un crecimiento de células  inmaduras, con una disminución correspondiente del número y de la localización de células maduras. La displasia es a menudo indicativa de un proceso neoplásico precoz. El término displasia se utiliza típicamente cuando la anormalidad celular se restringe al tejido que la origina, como en el caso de una neoplasia "in-situ"  precoz. Por ejemplo, la displasia epitelial del cérvix (neoplasia cervical intraepitelial) que consiste en una población creciente (básico-como) de las células inmaduras que están restringidas a la superficie mucosa, y no han invadido la membrana basal de los tejidos blandos más profundos. Los síndromes mielodisplásicos, o la displasia de células formadoras de sangre, muestran un aumentó en el número de células inmaduras en médula , y una disminución de células maduras, funcionales en sangre.

La displasia, en la cual se retrasan la maduración y la diferenciación de la célula, se puede poner en contraste con la metaplasia, en la que las células maduras, diferenciadas de un tipo son substituidas por células de otro tipo maduras y diferenciadas.

Segun su grado de alejamiento de un tejido al patron normal se las divide segun la clasificación Smurra M. en leve, moderada, intensa o severa

Displasias

Displasia es un término usado en patología para referirse a una anormalidad en la maduración de las células dentro de un tejido, y consiste, generalmente en un crecimiento de células  inmaduras, con una disminución correspondiente del número y de la localización de células maduras. La displasia es a menudo indicativa de un proceso neoplásico precoz. El término displasia se utiliza típicamente cuando la anormalidad celular se restringe al tejido que la origina, como en el caso de una neoplasia "in-situ"  precoz.

Por ejemplo:

  1. La displasia epitelial del cérvix (neoplasia cervical intraepitelial) que consiste en una población creciente (básico-como) de las células inmaduras que están restringidas a la superficie mucosa, y no han invadido la membrana basal de los tejidos blandos más profundos.
  2. Los síndromes mielodisplásicos, o la displasia de células formadoras de sangre, muestran un aumentó en el número de células inmaduras en médula , y una disminución de células maduras, funcionales en sangre.
  3. Las displasias esqueléticas.
  4. Las displaias laringeas.
  5. Las displasias mamarias.

La displasia, en la cual se retrasan la maduración y la diferenciación de la célula, se puede poner en contraste con la metaplasia, en la que las células maduras, diferenciadas de un tipo son substituidas por células de otro tipo maduras y diferenciadas.

Metaplasia

La metaplasia es un cambio reversible en el cual una célula de tipo adulto (epitelial o mesenquimatosa) es sustituida por otro tipo de célula adulta. El déficit de vitamina A produce rnetaplasia escamosa en el epitelio respiratorio. Las células metaplásicas probablemente procedan de la diferenciación anómala de células madre indiferenciadas, aunque también pueden resultar de la división de células diferenciadas preexistentes. Cuando estos persisten pueden provocar la transformación cancerosa del epitelio metaplásico. Así pues, el tipo más frecuente de cáncer del aparato respiratorio está formado por células escamosas.

 Hay dos tipos de metaplasia

    1.  En los epitelios, o epitelial.

    2.  En el tejido conjuntivo o mesenquimatosa. 

La metaplasia epitelial. Se observa en epitelios expuestos a traumatismos mecánicos repetidos o irritación crónica por inflamación prolongada.

El tipo más común es la sustitución de células cilíndricas por epitelios planos estratificados como ocurre en las vías respiratorias en el caso de bronquitis crónica o de fumadores; en el revestimiento de los conductos glandulares, por ejemplo: en la irritación crónica producida por cálculos en los conductos excretores de las glándulas salivales, en vesícula y el colédoco.

En la metaplasia mesenquimatosa las células del tejido conjuntivo pueden diferenciarse en cualquier otro tipo de elemento mesenquimatoso, por ejemplo: formación de huesos en los tejidos blandos que presentan un foco de lesión, como consecuencia de transformación metaplásica de los fibroblastos en osteoblastos.

La metaplasia epitelial casi siempre es reversible, pero las metaplasias del tejido conectivo que originan hueso, suelen ser irreversibles y dejan señales permanentes en el sitio de lesiones antiguas.

La metaplasia suele consistir en una respuesta de adaptación o protectora, ya que el nuevo epitelio escamoso metaplásico es más resistente a la situación más adversa del medio que lo que era el epitelio cilíndrico seudoestratificado.  Sin embargo, la substitución representa un menoscabo, ya que generalmente supone una disminución de la función especializada.  En el aparato respiratorio, por ejemplo, se pierden los mecanismos de defensa de los cilios y la secreción de moco del epitelio cilíndrico normal.

A menudo la transformación metaplásica es bastante ordenada y, en realidad, puede reproducir fielmente una arquitectura epitelial idéntica a la del epitelio escamoso normal.  Sin embargo, en ocasiones, sobre todo cuando hay irritación o inflamación crónica persistente, el epitelio metaplásico es algo desordenado; esto es, las células varían en tamaño y forma, no presentan la orientación corriente entre sí y pueden tener variaciones pequeñas en volumen y cromaticidad del núcleo.  Estos cambios se llaman “metaplasia atípica”; corresponden a una transición entre el cuadro ordenado de metaplasia y las formas desordenadas de displasia.  La metaplasia escamosa  atípica del epitelio bronquial de los fumadores de cigarrillos, es antecedente frecuente del carcinoma broncógeno de células escamosas. 

Son ejemplos de metaplasia:

  1. Epitelio respiratorio cilíndrico ciliado por epitelio escamoso.
  2. En vejiga, epitelio transicional, por epitelio escamoso en respuesta a cuerpos extraños, parásitos, cálculos, etc.
  3. Endocérvix: epitelio cilíndrico  por epitelio escamoso en respuesta a fenómenos irritativos o a la infección por HPV ( Human Papilomavirus)
  4. Epitelio corneal de cúbico bajo o aplanado por escamoso en respuesta a deficiencias de vitamina A
  5. Desarrollo de hueso en cuerpos cavernosos, después de utilizar papaverina en pacientes impotentes.
  6. Glándulas prostáticas epitelio cuboidal hace cambio a  epitelio escamoso por acción estrogénica en pacientes con cáncer de próstata quienes reciben este tipo de tratamiento.
  7. En esófago: El epitelio plano estratificado es cambiado por epitelio gástrico. ( Esófago de Barret) 

Tumor

Es una neoformación que tienen su origen en las células de uno o varios tejidos; es atípica, autónoma, sin finalidad y progresiva.

Tumor benigno

Posee un crecimiento autónomo y sin finalidad pero mucho más lento que el de las neoplasias malignas. La morfología celular es bastante típica como la arquitectura hística que es ordinariamente menos desordenada y más organoide que la de los tumores malignos. Las células se diferencian y conservar, a menudo en gran medida, su función específica. El crecimiento es expansivo, razón por la que las neoplasias benignas presentan contornos nítidos en relación con los tejidos vecinos y a menudo están en cápsulas. No existen recidivas tras exéresis completa, ni metástasis.

Características de los tumores benignos 

Vea:

Características generales de los tumores benignos del hueso
Características generales de los tumores benignos de partes blandas

Los tumores benignos del hueso generalmente no se extienden más allá de la cortical del hueso. A menudo estos tumores se rodean por un margen de hueso radio-denso.

Mientras los tumores de la metáfisis son comunes, los tumores de la diáfisis son raros. El diagnóstico diferencial de los tumores diafisarios benignos incluye granuloma eosinófilo y la displasia fibrosa.

Tumor de bajo grado de malignidad

Su crecimiento es bastante lento pero mucho más progresivo que el de las neoplasias benignas y susceptible de alcanzar dimensiones enormes. Se trata de un crecimiento y y masivo y los contornos de un tumor no son tan claros como los de las neoplasias benignas. Sigla exéresis quirúrgica no ha sido realmente completa, incluyendo también, en general, una pequeña capa de tejido sano vecino, existe recidiva local. Las metástasis son poco frecuentes y pérdidas aunque tanto el tumor como sus recidivas pueden presentar con el tiempo uno aumento de su malignidad y transformarse en una neoplasias maligna.(ejemplos: condrosarcoma grados 1 y 2).

Tumor maligno

En general, su crecimiento rápido y sin duración definida. La morfología celular es atípica y la arquitectura hística anárquica. La diferenciación, la madurez y la función específica de la célula están ausentes o reducidas, del modo más frecuente presentando anomalías. Al ser crecimiento invasivo e infiltrativo, la neoplasias no presenta contornos precisos en relación con los tejidos vecinos. Existe recidivas si la exéresis no incluye una amplia porción de tejido sano vecino, habiendo tendencia a la producción de metástasis,(ejemplos: osteosarcoma, sarcoma de Ewing, condrosarcoma grado III, histiocitoma fibroso maligno).

Tumores dolorosos 

 - los rasgos clínicos asociados con los tumores del hueso incluyen el dolor, la deformidad, y deterioro de función; 

 - el dolor es un rasgo común a casi todos los tumores malignos de hueso, pero puede o no estar presente en las lesiones benignas; 

 - los tumores malignos del hueso son normalmente asociados con el dolor profundo, sordo, qué, aunque no agudo y a veces no severo, realmente es angustiante para el paciente debido a su constancia; 

 - el dolor que persiste por la noche y no es aliviado por el reposo es sugestivo de malignidad; sin embargo, ciertos tumores benignos, como el osteoma osteoide, son característicos por el dolor nocturno; 

 - un dolor de espalda moderado, sordo, que de repente se vuelve insoportable después un trauma insignificante como sentarse en un sitio duro hace pensar en una factura por compresión de una vértebra involucrada por un cáncer metastático; 

Fracturas patológicas

Muchos tumores corroen el hueso gradualmente y lo debilitan en tal magnitud que no puede resistir la tensión de uso ordinario. En tales situaciones, un trauma mínimo puede precipitar una fractura patológica. Si no había ningún síntoma previo al momento de la fractura, lo más probable es que el tumor sea benigno. 

El quiste solitario del hueso, la displasia fibrosa, el fibroma no osificante,  y los encondromas son lesiones benignas que frecuentemente su primera manifestación es una fractura.

Por otro lado, si la fractura se ha precedido por dolor sordo, continuo, la posibilidad de tumor maligno primario de hueso o metástasis es probable.